_______________________

_______________________

miércoles, 23 de enero de 2019

UNESCO: Un tercio de los niños sufren acoso escolar




Casi uno de cada tres estudiantes, un 32% ha sido intimidado por sus compañeros en la escuela al menos una vez en el último mes y una proporción similar ha sufrido violencia física, según un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

El texto, titulado  Detrás de los números: Poner fin a la violencia y el acoso escolares, hecho público en el Foro Mundial de Educación 2019 de Londres reúne datos de 144 países.

La región del mundo con más niños que sufren intimidación en África subsahariana (48,2% de los menores), seguida por el Norte de África (42,7%) y Oriente Medio (41,1%). La intimidación es menos frecuente en Europa (25%), el Caribe (25%) y América Central (22,8%).

El Caribe es la segunda región del mundo con mayores tasas de violencia física. Un 38% de los estudiantes caribeños han estado envueltos en alguna pelea y casi un 34% ha sufrido un ataque.

La forma de intimidación más frecuente es la física en la mayoría de las regiones, con la excepción de Norteamérica y Europa, donde es más común la psicológica. El acoso sexual es la segunda forma más común en muchas regiones.

 Según los estudiantes entrevistados, la apariencia física es la causa más común de intimidación, seguida por la raza, la nacionalidad y el color de piel.

Los estudiantes LGBTI son quienes corren más riesgo de ser víctimas de violencia e intimidación, junto a los que no cumplen los estereotipos de género, como los chicos "afeminados" o las chicas "masculinas". Por ejemplo, en Nueva Zelanda, los estudiantes gais, lesbianas y bisexuales tienen tres veces más posibilidades de ser intimidados y los transexuales cinco veces más que sus compañeros heterosexuales.

La forma de intimidación también depende del género. Los niños sufren más violencia física, mientras que las niñas son víctimas de violencia psicológica. Además, están aumentando también el acoso en línea y por teléfono móvil, dice el informe.

Por qué es importante
La intimidación tiene un efecto negativo significativo en la salud mental, la calidad de vida y el rendimiento académico de los niños.

Los que sufren estas vejaciones con frecuencia son casi tres veces más propensos a sentirse como extraños en la escuela y faltan a clase más del doble que aquellos que no sufren acoso. Además, obtienen peores resultados educativos y también más probabilidades de abandonar la educación formal después de terminar la escuela secundaria.

Soluciones
En casi la mitad de los 71 países y territorios estudiados la intimidación ha disminuido y en una proporción similar de países también se han reducido las peleas o ataques físicos.

Estos países tienen en común una serie de factores que ha contribuido al éxito en la reducción del acoso:
- Compromiso de promover un clima escolar y un entorno de aula seguros y positivos.
- Sistemas eficaces de denuncia y seguimiento de la violencia y el acoso escolares.
- Programas e intervenciones basados en datos empíricos.
- Formación y apoyo a los docentes.
- Respaldo y orientación de los alumnos afectados.
- Empoderamiento y participación de los estudiantes.

"Nos alienta enormemente que casi la mitad de los países sobre los que se dispone de datos hayan reducido las tasas de violencia escolar y de intimidación", dijo Stefanía Gianni, Subdirectora General de Educación de la UNESCO. "Todos los niños, niñas y jóvenes tienen derecho a un entorno de aprendizaje seguro, inclusivo y eficaz".

Para ver la nota e informe completo de la Unesco sobre la violencia en las escuelas. Ingrese aqui: https://kausajusta.blogspot.com/2019/01/unesco-un-tercio-de-los-ninos-sufren.html

ONU: Los refugiados y migrantes están más expuestos a las enfermedades que quienes los acogen


El estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud para Europa, presenta datos disponibles sobre el bienestar de los refugiados y migrantes en 53 países europeos, con una población aproximada de 920 millones.

Al presentar el documento, la directora regional de la OMS para Europa, la doctora Zsuzsanna Jakab, destacó: "hoy en día, los sistemas políticos y sociales luchan de un modo humano y positivo para responder al desafío que supone el desplazamiento y la migración. Este informe nos da una idea de su salud (...) en un momento en que el fenómeno de la migración se extiende por todo el mundo".

Entre los principales descubrimientos del estudio, la OMS destaca una serie de hechos y mitos sobre los refugiados y migrantes: 
- Aunque representan sólo el 10% (90,7 millones) de la población total de la región europea, en algunos países, los ciudadanos estiman que hay 3 ó 4 veces más inmigrantes de los que realmente hay.
- Corren un mayor riesgo de contraer enfermedades infecciosas, la falta de acceso de atención sanitaria y las malas condiciones de vida durante el proceso de migración. En consecuencia, se ha de garantizar que los trabajadores sanitarios de primera línea comprendan los riesgos.
- Pese a que las enfermedades transmisibles suelen estar relacionadas con el desplazamiento y la migración, hay una creciente concienciación de que las afecciones agudas y crónicas también requieren atención. 
- Tienen menor riesgo de contraer cualquier tipo de cáncer, excepto el cáncer de cuello uterino. Pese a ello, tiene más probabilidades de ser diagnosticados en una etapa avanzada.
- La depresión y la ansiedad tienden a afectarles más que a las poblaciones de acogida. Sin embargo, la diversidad del tipo de migrantes y los métodos utilizados para evaluar la prevalencia hace que sea difícil sacar resultados concluyentes.
- Tienen una mayor incidencia, prevalencia y tasa de mortalidad por diabetes que la población de acogida, con indicadores más altos entre las mujeres.
- Están expuestos a la variabilidad del acceso a los servicios sociales, el ordenamiento jurídico, las barreras lingüísticas y la discriminación según países, factores que suelen ser determinantes.
- Los menores no acompañados son vulnerables a la explotación sexual y experimentan mayores tasas de depresión y síntomas de transtorno por estrés postraumático.
- Los hombres migrantes sufren muchas más lesiones relacionadas con el trabajo que los trabajadores no migrantes.

El camino que seguir
Pese a los adelantos en la aplicación de la estrategia y el plan de acción para la salud de los refugiados y migrantes, adoptados en 2016 por el Comité Regional para Europa de la OMS, es necesario avanzar:
- Proporcionar una cobertura sanitaria de calidad y asequible, así como protección social para todos los refugiados y migrantes, independientemente de su situación jurídica.
- Hacer que los sistemas de salud sean cultural y lingüísticamente sensibles para abordar las barreras de la comunicación.
- Garantizar que los trabajadores sanitarios posean amplia experiencia para diagnosticar y tratar tanto enfermedades infecciosas como no infecciosas y su equipamiento.


lunes, 21 de enero de 2019

Aporte conjunto al propuesto Comentario General 24 sobre JPJ

Aportes DNI Internacional al Comentario General 24 sobre Justicia Penal Juvenil





Committee on the Rights of the Child (CRC) 

Human Rights Treaties Division (HRTD)
Office of the United Nations High Commissioner for Human Rights (OHCHR)
Palais Wilson - 52, rue des Pâquis
CH-1201 Geneva (Switzerland)

January 8, 2019
Dear members of the Committee on the Rights of the Child,
We welcome the revision of General Comment 10 on Children’s Rights in Juvenile Justice and thank the Committee for the opportunity to provide input on the draft General Comment 24. Further to the joint submission we have sent in,[1] Defence for Children International (DCI) would like to share some additional comments on the proposed General Comment 24.
(a)  In paragraph 8, we would welcome more emphasis on the fact that discrimination may be direct or indirect; very often the global policy of a State is discriminatory and entails different treatment of some categories of the population, such as minorities: they face more police controls, are more frequently arrested, referred to a court,  and  are often more the subject of custodial measures. States must be encouraged to take all measures to address all kinds of direct and indirect discrimination. We encourage the Committee to reinforce the position taken in General Comment 14 that “appropriate proactive measures taken by the State to ensure effective equal opportunities for all children to enjoy the rights under the Convention. This may require positive measures aimed at redressing a situation of real inequality.”[2]

(b)  Minimum Age of Criminal Responsibility: DCI approves the way this issue has been presented in this new General Comment but would suggest to:

a.     In paragraph 31, replace the sentence: “For these children, special protective measures can be considered on a case-by-case basis by the appropriate civil or administrative authorities” with “For these children only special protective measures, aiming at their education, can be considered on a case-by-case basis by the appropriate civil or administrative authorities. Deprivation of liberty should be completely prohibited in their case.”
b.     In paragraph 32: Add a sentence after “The Committee understands this provision as an obligation for States parties to set a minimum age of criminal responsibility.”  “Nevertheless, establishing this minimum age alone does not fulfil the obligations of article 40 if it is not clearly linked to all other guarantees that States have to implement”.
c.     In paragraph 38, delete “should” and word the sentence as follows: The juvenile justice system should applyapplies to children who are above the minimum age of criminal responsibility but below the age of 18 years at the time of the commission of the offence.

(c)  Ratification of the Convention against Torture and Other Cruel, Inhuman or Degrading Treatment or Punishment (CAT) and its Optional Protocol and establishment of National Preventive Mechanisms: [108]. Recognising the harm that deprivation of liberty of children can cause, we urge the Committee to reinforce the importance of ratifying the CAT, OPCAT, and the establishing of an NPM. Our proposed re-wording of the paragraph (108, p. 20) is as follows:

The Committee emphasizes that, inter alia, the following principles and rules need to be observed in all cases of deprivation of liberty:
[…]
   Independent and qualified inspectors should be empowered to conduct inspections on a regular basis and to undertake unannounced inspections on their own initiative; they should place special emphasis on holding conversations with children in the facilities, in a confidential setting. The Committee urges States to ratify the Convention against Torture and Other Cruel, Inhuman or Degrading Treatment or Punishment and its Optional Protocol (OPCAT), and to establish a National Preventive Mechanism in line with their obligations under OPCAT.

(d)  Regarding solitary confinement and isolation of a child ( paragraph 108), we suggest the Committee include the following wording:

Solitary confinement,[3] recognised as creating a risk of irreversible psychological harm, must never be used on a child regardless of the reason. All other isolation should be for the shortest possible time and as a last resort.  Where a child is isolated from the rest of the group, the reasons should not be related to a disciplinary measure and should be recorded along, and the continued necessity should be subject to regular reviews and monitoring in view of ending this measure as soon as the reason why it was applied has ended. The State has, in this regard, positive obligations to adopt a pedagogic approach.

(e)  Under “G – Specific Issues,” we suggest two additional paragraphs recognising and addressing the link between the child justice and child protection system and the global economic situation of the State. Our suggested wording is as follows:

·       “Child justice and child protection should be seen as interlinked structures and services. Formalized links between the child protection authorities and the justice sector are necessary in order to successfully conduct a multidisciplinary assessment of the best interests of the child and to ensure that a child in contact with the justice system receives adequate care when needed.”  
·       “Lack of resources shall never justify the infringement of the human rights of children in contact with the justice system.”

(f)    Concerning the right to privacy (Section “Full respect of privacy (arts. 16 and 40 (2) (b) (vii) at paras 78-81), we urge the Committee to support the position taken by the UN Human Rights Committee that DNA testing of people who are sentenced for a crime during their youth constituted an arbitrary interference in her private life, in violation of article 17 of the Covenant, and to reinforce this in General Comment 24.[4]

(g)  We urge the Committee to highlight the need for States to implement preventive strategies to address the root causes of criminal activity by children. These include poverty, inequality, violence, social exclusion, inequal access to services and opportunities, including education, health, participation, work, recreation, and social welfare systems. It is important to note that child justice and child protection systems and all other relevant actors at national and local level should coordinate to ensure these prevention strategies are concretely implemented.

(h)  We ask the Committee to reference the international standards surrounding the criminalisation of migration, particularly of children in the context of migration, and to reiterate its existing positions on this point.
We look forward to seeing the final version of the revised comment and we remain at the disposal of the Committee to further discuss all these suggestions.
Yours Sincerely,

Alex Kamarotos
Executive Director
 Defence for Children International




[1] Defence for Children International and other civil society partners convened a meeting in London, England on December 19, 2018, in order to collectively discuss and propose improvements to the draft General Comment 24. We hope that this initiative facilitates the process.
[2] United Nations Committee on the Rights of the Child, General comment No. 14 (2013) on the right of the child to have his or her best interests taken as a primary consideration (art. 3, para. 1)*,” May 29, 2013, CRC/C/GC/14, https://www2.ohchr.org/English/bodies/crc/docs/GC/CRC_C_GC_14_ENG.pdf (accessed January 7, 2019), para. 41.
[3] The accepted definition is set out in the Istanbul Statement on the Use and Effects of Solitary Confinement, adopted on 9 December 2007 at p 1. It is as follows:Solitary confinement is the physical isolation of individuals who are confined to their cells for twenty-two to twenty-four hours a day. In many jurisdictions, prisoners are allowed out of their cells for one hour of solitary exercise. Meaningful contact with other people is typically reduced to a minimum. The reduction in stimuli is not only quantitative but also qualitative. The available stimuli and the occasional social contacts are seldom freely chosen, are generally monotonous, and are often not empathetic.
[4] United Nations Human Rights Committee, Views adopted by the Committee under article 5 (4) of the Optional Protocol, concerning communication No. 2326/2013, CCPR/C/120/D/2326/2013 https://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CCPR%2fC%2f120%2fD%2f2326%2f2013&Lang=en (accessed January 4, 2019).

viernes, 18 de enero de 2019

ONU: El mundo le falló otra vez a los niños y las niñas en el 2018





Millones de niños alrededor del planeta siguen siendo víctimas de conflictos armados y los líderes mundiales permiten que esto siga ocurriendo con impunidad, aseguró el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) en un comunicado.
"Los niños que viven en zonas de conflicto en todo el mundo han continuado sufriendo a través de niveles extremos de violencia en los últimos 12 meses, y el mundo ha seguido fallando. 
Durante demasiado tiempo, las partes en conflicto han estado cometiendo atrocidades con una impunidad casi total, y solo está empeorando. Se puede y se debe hacer mucho más para proteger y ayudar a los niños", declaró Manuel Fontaine, director de programas de emergencia de UNICEF.
Los niños que viven en países en guerra han sido atacados directamente, utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados o reclutados para luchar. La violación, el matrimonio forzado y el secuestro se han convertido en tácticas estándar en los conflictos desde Siria hasta Yemen, y desde la República Democrática del Congo hasta Nigeria, Sudán del Sur y Myanmar.
Los conflictos donde más sufrieron los niños en el 2018
En Afganistán unos 5000 niños fueron asesinados o mutilados en los primeros 9 meses del año, la misma cantidad que en todo el año 2017. Además, los pequeños representaron el 89% de las víctimas civiles de restos de explosivos de la guerra. 
En Camerún una escalada del conflicto en el noroeste y sudoeste del aís ha convertido en objetivos a escuelas, estudiantes y maestros. En noviembre, más de 80 personas, entre ellas muchos niños, fueron secuestrados en Nkwen, y liberados unos días después. Hasta la fecha, 93 aldeas habrían sido quemadas parcial o totalmente debido al conflicto, donde los pequeños enfrentan niveles extremos de violencia.
En la República Centroafricana, un dramático resurgimiento en los combates afecta a gran parte del país, con dos de cada tres niños que necesitan asistencia humanitaria.
En la República Democrática del Congo, la violencia interétnica y los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los grupos armados en la región de Kasai y en las provincias orientales de Tanganica, Kivu del Sur, Kivu del Norte e Ituro han tenido un impacto devastador en los niños. La respuesta al brote de ébola en curso se ha visto seriamente obstaculizada por la violencia y la inestabilidad en el este del país. Además, se estima que 4,2 millones de niños están en riesgo de desnutrición aguda grave. La situación se agrava por violaciones de los derechos de los niños, incluido el reclutamiento forzado por grupos armados y el abuso sexual.  
En Iraq, a pesar de que los combates han disminuido en gran medida, cuatro niños murieron en noviembre en el norte del país cuando el autobús en el que viajaban a la escuela fue atacado. Los niños y las familias regresan a sus hogares en áreas previamente afectadas por la violencia continúan expuestos al gran peligro de municiones sin explotar. Miles de familias permanecen desplazadas y ahora enfrentan las amenazas adicionales de las temperaturas invernales y las crecidas repentinas. 
En la cuenca del lago Chad, el conflicto en curso, el desplazamiento y los ataques a escuelas, maestros y otras instalaciones educativas han puesto en riesgo la educación de 3,5 millones de niños. Hoy en el noreste de Nigeria, en la región del lago Chad, en el extremo norte de Camerún y en la región Diffa de Níger, al menos 1041 escuelas están cerradas o no funcionan debido a la violencia, el miedo a los ataques o la inseguridad, lo que afecta a casi 445.000 niños. Además, un reciente aumento de la violencia en la región fronteriza entre Mali, Burkina Faso y Niger ha dejado 1478 escuelas cerradas. 

En Myanmar, la ONU continúa recibiendo informes de violaciones continuas de los derechos de los rohingya que permanecen en el norte del estado de Rakhine, entre las que se reportan homicidios, desapariciones y detenciones arbitrarias. También existen restricciones generalizadas a los derechos a la libertad de movimiento y las barreras para acceder a la salud y la educación. Asegurar que los niños tengan acceso a una educación de calidad y otros servicios esenciales evitará a una "generación perdida" de niños Rohingya; de lo contrario, carecerán de las habilidades que necesitan para contribuir a la sociedad, asegura UNICEF. 
En el Noreste de Nigeria, los grupos armados, incluidas las facciones de Boko Haram, continúan atacando a las niñas, que son violadas, obligadas a convertirse en esposas de combatientes o utilizadas como "bombas humanas". En febrero, el grupo secuestró a 110 niñas y un niño de una escuela técnica en Dapchi, estado de Yobe. Mientras que la mayoría de los niños han sido liberados desde entonces, cinco niñas murieron y una sigue cautiva como esclava.
En Palestina, más de 50 niños murieron y cientos más resultaron heridos este año, muchos de ellos mientras protestaban contra el deterioro de las condiciones de vida en Gaza. Los niños en Palestina e Israel han estado expuestos a miedo, trauma y lesiones.
En Sudán del Sur, el implacable conflicto y la inseguridad durante la temporada anual de escasez empujaron a 6,1 millones de personas a un hambre extrema. Incluso con la llegada de la temporada de lluvias, más del 43% de la población sigue teniendo inseguridad alimentaria. Si bien la promesa revitalizar  un acuerdo de paz ofrece un atisbo de esperanza para los niños, los informes de violencia extrema contra mujeres y niños continúan, más recientemente en Bentiu, donde más de 150 mujeres y niñas reportaron haber sufrido asaltos sexuales.
En Somalia, más de 1800 niños fueron reclutados por las partes en el conflicto en los primeros nueve meses del año, de ellos 1278 fueron secuestrados.
En Siria, entre enero y septiembre, la ONU verificó el asesinato de 870 niños, el número más alto en los primeros nueve meses de cualquier año desde el inicio del conflicto en 2011. Los ataques continuaron durante todo el año, incluido el asesinato de 30 niños en el pueblo oriental de Al Shafa en noviembre.
En el Este de Ucrania, más de cuatro años de conflicto han tenido un costo devastador en el sistema educativo, destruyendo y dañando cientos de escuelas y obligando a 700.000 niños a aprender en entornos frágiles, en medio de combates y los peligros que representan las armas de guerra sin explotar. La situación es particularmente grave para 400.000 niños que viven a menos de 20 km de la "línea de contacto", que divide las áreas controladas por el gobierno y los insurgentes, y donde el bombardeo y los niveles extremos de contaminación representan una amenaza letal.
En Yemen, las Naciones Unidas verificaron que 1427 niños fueron asesinados o mutilados en ataques, entre ellos el atentado a un autobús escolar en Sa’ada. Las escuelas y los hospitales han sido objeto de frecuentes ataques o han sido utilizados con fines militares, negando a los niños el acceso a su derecho a la educación y la atención médica. Esto está alimentando aún más la crisis en un país donde cada 10 minutos muere un niño debido a enfermedades prevenibles y 400.000 niños sufren de desnutrición aguda grave.

El llamado de UNICEF
"El 2019 marca el 30° aniversario de la histórica Convención sobre los Derechos del Niño  y el 70° aniversario de la Convención de Ginebra; sin embargo, hoy en día, hay más países envueltos en conflictos internos o internacionales que en ningún otro momento en las últimas tres décadas. Los niños que viven en un conflicto están entre los que tienen menos probabilidades de tener garantizados sus derechos. Los ataques a los niños deben terminar", dijo Manuel Fontaine.
UNICEF hizo un llamado a todas las partes en conflicto para que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y pongan fin de inmediato a las violaciones contra los niños y los ataques a la infraestructura civil, incluidas las escuelas, los hospitales y la infraestructura del agua. UNICEF también pide a los estados con influencia sobre las partes en conflicto que la utilicen para proteger a los niños.
"Se necesita hacer mucho más para prevenir las guerras y poner fin a los muchos conflictos armados desastrosos que están devastando las vidas de los niños. Sin embargo, así continúen los combates, nunca debemos aceptar ataques contra niños. Debemos hacer que las partes en conflicto tengan la obligación de protegerlos. De lo contrario, con los niños, sus familias y sus comunidades quienes continuarán sufriendo las consecuencias devastadoras, ahora y en los próximos años", recalcó Fontaine.
UNICEF trabaja con socios para proporcionar a los niños más vulnerables servicios de salud, nutrición, educación y protección infantil.